Algunas Palabras sobre El mar y tú (2022) de Julia de Burgos

Reedición de Gacela del Ático (2022)

por Claudia Becerra

La editorial Gacela del Ático ha puesto a circular una nueva edición de El mar y tú, un proyecto de libro que, a pesar de prolongados esfuerzos, Julia de Burgos no alcanzó a publicar en vida. Desde tan temprano como el 1941, en una carta a su hermana, Julia menciona que El mar y tú estaba listo. Gracias a esta correspondencia recogida en Cartas a Consuelo (con prólogo de Lena Burgos Lafuente), sabemos que no es hasta 1954, unos siete meses después de la muerte de Julia en Nueva York, que El mar y tú finalmente sale a la luz pública. Lo que tardó años en vida, demoró apenas unos meses en materializarse tras su muerte. 

La nueva edición de Gacela del Ático propone un acercamiento íntimo a este clásico de la poesía caribeña. No cuenta con la sección de “Otros poemas” que sí fue incluída póstumamente en la primera edición. Si bien comparte el interés por conjugar poesía y arte con la famosa edición del 81 de Huracán, Gacela del Ático incorpora exactamente cuatro ilustraciones de Natalia Bosques Chico, una en la portada y tres al interior del libro. La relación entre las ilustraciones y los poemas resulta ambigua porque es tenue. La imagen no impone una lectura sobre el poema, ni viceversa. Más bien parecen acompañarse mutuamente.
Más de una generación de escritores y artistas se ha apropiado de la figura de Julia de Burgos. Cada una de estas ha labrado una imagen de la poeta acorde a sus convicciones. La de Gacela del Ático parece ser sencilla si nos guíamos por la dedicatoria que lxs editores insertan al principio del libro: “para aquellos con quienes hemos leído y releído estas páginas”. La imagen de Julia que se desprende de esta edición es múltiple, pues se construyó en comunidad. Leer aquí no es un acto privado, sino una actividad que se practica, como el poema junto a la ilustración, en compañía. Lo que distingue a esta tirada de 200 ejemplares de El mar y tú es que por primera vez sentí cómo ese tan sobrecargado de sentido al que la voz lírica continuamente se dirige, adquiría un rostro amigo. Frente a una realidad isleña en la que cada vez existe menos espacio para soñar en común, quisiera decirles a lxs amigxs lo mismo que Julia a su amado: yo no quiero dejarte desnudo a la intemperie / de un planeta gastado, exprimido y sin fuerzas…


Posted

in

,

by

Tags:

Comments

Leave a Reply

%d bloggers like this: